Esta pequeña quedó enferma, debido a lo que hacen el 99% de los padres del mundo.

La llegada de un nuevo ser siempre trae mucha dicha y felicidad y claro, las demostraciones de amor y afecto por parte de padres y familiares no se hacen esperar, ignorando así que los besos y caricias les pueden propiciar un sinfín de enfermedades por las bacterias y microbios que se trasmiten, sin contar que los bebés suelen ser esponjitas y por mejores defensas que tengan siempre terminan absorbiendo todo.

Aunque parezcan inofensivos, los besos son los que pueden causarles un mayor daño.

720x406

Savina Francés-Bell, de Reino Unido, lo ha comprobado y ha decidido compartir su mala experiencia para advertir a los padres sobre estas demostraciones de afecto y que comiencen a evitarlas para no poner en riesgos a sus pequeños.

1

Savina es madre de Sienna, una pequeña de tres años que tuvo que pasar por el mal momento de ver su rostro convertirse en otro debido a las erupciones, el color rojo en ella y las ampollas que le brotaron. Comer era toda una tortura pues las llagas cerca de la boca de lo impedían y le causaba mucho dolor.

2

No conforme con ello el cuerpo le picaba tanto que por rascarse con fuerza para saciar tal picazón, terminaba con la cara ensangrentada, sobre todo cuando recurría a algo para sentir mayor alivio, como por ejemplo su propia ropa.

3

Visitas a distintos médicos y estudios practicados no bastaban para determinar que le ocurría a la pequeña, creían que se debía a una reacción alérgica pero ningún medicamento surtía efecto positivo en la menor.

Un día que este padre no podrá olvidar, definitivamente. COMPARTE este gran y divertido momento con tus conocidos. 🙂

Después de semanas y tras agotar recursos, decidió acudir a una clínica privada que aunque estaba fuera de sus alcances, Savina tenía todas sus esperanzas en ella para que pudieran aliviar a su pequeña hija. Tras un par de estudios los médicos determinaron que la pequeña estaba infectada con el virus del herpes y claro, como era de esperarse había sido contagiada con alguna demostración de amor (besos) por parte de algún familiar o de su propia madre. Debemos tomar en cuenta que los pequeños no tienen inmunidad bien desarrollada, por lo que su cuerpo no puede luchar contra los virus dañinos de forma eficiente.

4

¡Si para los adultos este virus es fatal, ahora imagínate con los más pequeños! Después de recibir los medicamentos correctos y tomar precauciones, Sienna se encuentra recuperada. Claro, el tratamiento deberá extenderse por años pero la vida de la pequeña no corre ningún riesgo mayor.

5

Con esto que su madre ha compartido con todos sus amigos de Facebook desea que se tome conciencia y que por nada del mundo los padres besen a los bebés ni a los niños y de igual forma que no permitan a sus familiares hacerlo.

COMPARTE esta información para prevenir peligros en los más pequeños.

Un día que este padre no podrá olvidar, definitivamente. COMPARTE este gran y divertido momento con tus conocidos. 🙂

COMPARTIR EN:
NO TE MARCHES SIN SEGUIRNOS, PRESIONA “ME GUSTA”