Si te gusta la carne, deberías leer esto

No todos degustamos la carne de la misma manera. Hay quien la prefiere poco cocinada, casi cruda.

A muchos les parece más sabrosa al punto y, finalmente, los hay que la consumen muy, muy hecha. En este artículo vamos a contarte que no siempre los extremos son buenos y hablaremos de algunos posibles contras:

filete antojos

1 – Si consumes la carne poco hecha o casi cruda, corres el riesgo de que esta pueda contener algunos microorganismos (bacterias como E. Coli entre otros) que provocasen algún problema infeccioso al consumirla. La recomendación en este caso sería aumentar la temperatura de cocción y cocinar a fuego lento, ya que la aplicación de calor es uno de los tratamientos que más acaban con los patógenos.

2 – Si, por el contrario, te encanta muy hecha o chamuscada, sobre todo en barbacoas, también tenemos malas noticias. Al incrementar en exceso la temperatura de cocción y quemar literalmente la carne, estamos ingiriendo sustancias tóxicas derivadas de la combustión de los carbones utilizados o de la excesiva degradación de los aceites empleados al cocinar. Esto puede incrementar el riesgo de cáncer de páncreas a largo plazo.


3 – Lo que te recomendamos, en la medida de lo posible, es consumirla al punto, ya que se reducen al mínimo los riesgos de intoxicación y se conservan todas las propiedades nutritivas. Además, la cocción al punto está especialmente indicada para niños y embarazadas.

 

¿Y a ti, te gusta la carne casi cruda, muy hecha o al punto?

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!
NO TE MARCHES SIN SEGUIRNOS, PRESIONA
error: Content is protected !!