Preparación de albóndigas caseras ricas, faciles y económicas.

Albóndigas: es un plato que le encantara a toda tu familia, son bolitas hechas de carne picada de cerdo o ternera, y otra serie de ingredientes adicionales, normalmente se suelen acompañar de alguna salsa, aunque se pueden servir también sin ella, fritas, cocidas o de alguna otra forma. La puedes servir también con arroz, ensalada y papas fritas, etc.

Ingredientes:

– 500 gramos de carne picada mixta
– Un diente de ajo
– Un huevo grande
– Un par de rebanadas de pan de molde
– Leche
– Perejil
– Sal
– Pimienta molida
– Pan rallado
– Aceite de oliva virgen

Ingredientes para la salsa:

– Aceite de oliva virgen, del que usamos para freír las albóndigas
– Una cebolla grande
– 100 ml de vino blanco
– Una cucharada de harina
– Un par de hojas de laurel
– Una pastilla de caldo de carne
Preparación:


Para preparar las albóndigas, lo primero que hacemos es, echar la carne ya picada en un recipiente grande, usamos la carne picada que más nos gusten, nosotros utilizaremos una mezcla de carne de cerdo y de ternera, ya que así queda más jugosa y sabrosa. Es preferible que a la hora de comprar la carne picada, la compremos en una carnicería de confianza, ya que así sabremos que es cien por ciento carnes picadas y tiene mejor calidad que la de bandejas.

Añadimos a la carne picada: sal y pimienta al gusto, un huevo, las dos rebanadas de pan de molde mojadas en leche y escurridas, un diente de ajo pelado y picadito, y perejil picado. Mezclamos bien todos estos ingredientes con las manos y amasamos poco a poco intentando mezclar bien los ingredientes hasta que nos quede una masa homogénea.

La masa tiene que quedar media durita de forma que podamos hacer bolitas, es preferible dejarla reposar una media hora en la nevera, para que se mezclen los sabores.
A la hora de preparar las albóndigas, cogemos con una cucharita las porciones de la masa necesarias para hacer las bolas de masa, y con las manos le vamos dando la forma de las albóndigas, apretando y compactando bien la masa . Las hacemos de un tamaño no muy grande ni demasiado pequeño, para que no nos queden demasiadas fritas.
Cuando tengamos hecha las bolitas, las pasamos por harina, de forma que queden bien cubiertas, y después las freímos en una sartén con abundante aceite de oliva virgen bien caliente. Cuando ya estén todas las albóndigas fritas, las iremos sacando y las dejamos escurrir sobre sobre papel absorbente o papel de servilleta. Y pasamos ya a preparar la salsa con la que las vamos a acompañar, que en este caso será una salsa blanca

Preparación de la salsa: para ello pelaremos y picaremos la cebolla lo más fino posible, luego la vamos a sofreír en una sartén con un poco del aceite. Mantenemos el fuego lento hasta que la cebolla comience a marearse, entonces agregamos el laurel y esperamos que la cebolla acabe de dorarse, sin que llegue a quemarse, una vez estén doradas vertemos el vino blanco y la pastilla de caldo de carne disuelta en un vaso de agua templada o caliente, cocinamos todo unos 10 minutos a fuego medio hasta que desaparezca todo el vino.

Cuando ya se haya evaporado el vino, procedemos a triturar la salsa, sacamos las hojas de laurel, y la echamos en una batidora o un pasapurés y la trituramos. Una vez hecho la volvemos a echar la salsa en la sartén y agregamos las albóndigas fritas, y dejamos unos 10-15 minutos a fuego suave , removemos de vez en cuando, para que se cocine todo bien, y se mezclen las albóndigas con el sabor de la salsa..

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTELO!
NO TE MARCHES SIN SEGUIRNOS, PRESIONA
error: Content is protected !!